Seguro que casi todos habéis visto alguna vez en alguna serie o película, como los niños americanos abren su fiambrera a la hora del almuerzo y sacan un sándwich de mantequilla de cacahuete.

Y es que la mantequilla de cacahuete es tan típica en EEUU como la tortilla de patata en España.

La mantequilla de cacahuete es un producto que cada vez se consume más en nuestro país. Sobre todo se ha ido introduciendo en repostería, a la hora de hacer galletas, bombones, helados, etc.

Pero también está buenísima untada en pan, como topping para unas tortitas, o como acompañamiento para la fruta.

Es un alimento muy calórico, así que tampoco conviene usarlo libremente, sino que más bien deberíamos racionarlo. Pero también es un alimento, que por sus ingredientes, es muy interesante, sobre todo en el caso de deportistas o personas que buscan subir el peso, ya que aporta unas calorías muy saludables de una forma fácil.

El problema lo tenemos, como con muchos otros alimentos como las cremas de chocolate, en que al comprarlo en supermercados, está muy procesado y tiene muchos aditivos, como grasas hidrogenadas (palma), azúcar, excesiva sal…

Así que hoy os traigo una receta de una crema casera de cacahuete, para que podáis daros un capricho de vez en cuando sin miedo a consumir a la vez sustancias indeseables.

Es una receta tremendamente sencilla, con muy pocos ingredientes (incluso puede hacerse simplemente con cacahuetes y nada más) y que tiene muchísimas combinaciones.

Así que, ¡ahí va!

Ingredientes

INGREDIENTES CREMA DE CACAHUETE (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

200g de cacahuetes tostados salados, 5ml de aceite de girasol (1 cucharadita de café)

*Puedes comprar los cacahuetes crudos y tostarlos tu mismo, de esta forma no necesitarás agregar aceite. Yo utilicé lo poquito que os indico para que mezclara. Luego añades un poco de sal y listo.

Elaboración

  1. Introducir los cacahuetes en una picadora o batidora de jarra justo con la sal en caso de utilizarla, y picar hasta que estén bien triturados y con una textura cremosa.
  2. Añadir una cucharadita de café de aceite de girasol en caso de que no se llegue a formar textura crema.

¡Y ya está!

Os dije que era una receta muy sencilla de preparar.

CREMA CASERA DE CACAHUETE (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Ahora ya tenéis vuestra crema lista para vuestro sándwich, vuestra fruta, para preparar una salsa (si le añades un poquito de ajo picado y cayenna molida, tendrás una salsa de cacahuete estupenda para preparar fideos de arroz), o como yo, para acompañar vuestras tortitas de avena.

No es necesario conservar en la nevera, ya que no lleva ningún ingrediente que sea muy perecedero.

Y ojito con comerla a cucharadas.

Es una receta muy saludable, pero altamente calórica. Recordar que saludable no quiere decir light.

¿Cómo la habéis utilizado vosotros? ¿Cuál es vuestro acompañamiento perfecto?

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL CREMA DE CACAHUETE (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

[wysija_form id=”1″]