¿Quién no ha merendado alguna vez un sándwich de Nocilla? Seguro que es un recuerdo de la infancia que muchos tenéis. O puede que prefiráis otra crema con un sabor a avellana más intenso, como la Nutella.

Estoy segura de que para algunos, estas cremas de cacao suponen una tentación, y evitáis comprarlas porque no podéis evitar comerlas a cucharadas.

¡Pues hacéis bien! Es cierto que ambas están deliciosas, pero si nos ponemos a analizarlas, no son nada saludables.

¿Por qué? Pues podemos empezar por la energía que aportan (las calorías). Al ser cremas azucaradas y con avellanas (los frutos secos son ricos en grasa) son muy calóricas, por lo que racionarlas y no abusar de ellas.

Por otro lado, ya comentamos que conviene eliminar los productos que contienen azúcares refinados de la dieta, por lo que estas cremas serían un ejemplo de productos a evitar.

Pero lo más importante es la calidad de la grasa que contienen. Como la mayoría de productos industriales, están elaborados con grasas de mala calidad, en este caso de palma. El aceite de palma es una grasa hidrogenada (una grasa hidrogenada es una grasa que ha sido modificada químicamente para su utilización), y las grasas hidrogenadas aumentan el riesgo cardiovascular, ya que hacen disminuir el colesterol HDL (el que llamamos “bueno”) y aumentan el LDL (“colesterol malo”).

¡Pero no os preocupéis! Porque la receta que traigo hoy es una versión saludable de la Nocilla y la Nutella. Se trata de una Crema Casera de Cacao y Avellana.

De pensar en ella se me hace la boca agua, así que no os hago esperar más. Ahí va la receta.

Ingredientes:

INGREDIENTES (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

120g de avellanas tostadas (importante que estén tostadas, si no, nuestra crema no tendrá buen sabor), 120g de chocolate 70% cacao, 1 pizca de sal, 1 cucharada sopera de aceite suave (yo he utilizado de semillas, pero podéis utilizar de girasol, de oliva suave, o incluso de sésamo para darle un toque original), 1 cucharadita de esencia de vainilla, 1 cucharadita de canela en polvo (opcional)

Elaboración:
  1. Pelar las avellanas tostadas: envolverlas en un paño de cocina y frotarlas hasta que la piel se suelte.
  2. Colocarlas en un triturador junto con la pizca de sal y la cucharada de aceite, y picarlas a potencia máxima, en intervalos de 30 segundos hasta formar una crema más o menos fina (pica más o menos dependiendo de si nos gusta que tenga trocitos o no).
  3. Fundir el chocolate en el microondas a intervalos de 15-20 segundos para que no se queme. Si lo preferimos, podemos fundirlo al baño maría.
  4. Mezclar el chocolate fundido y la esencia de vainilla con la crema de avellana. Añadir la canela y mezclarlo todo junto.
  5. Guardar en un tarro de cristal y conservarlo en un lugar fresco y seco. Se conservará durante unos 10 días.

Como veis es una receta sencilla, con muy pocos ingredientes, sin azúcar añadido (solo es que lleva el chocolate negro, que al ser puro, no es mucho) y con poca grasa añadida, porque aparte de la que ya lleva la avellana y la manteca de cacao del chocolate, no añadimos más que una cucharada de aceite, mientras que en las comerciales son bastante más generosos.

CREMA CASERA DE CACAO Y AVELLANA. (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

También se puede personalizar, por ejemplo añadiendo canela como en este caso, ralladura de naranja o limón, o si te gustan combinaciones más originales, puedes probar a añadirle un poco de cayenna molida para darle un toque picante, o escamas de sal.

Podemos utilizarla para untar unas tostadas, o tomarla con fruta. Yo en este caso he hecho ambas cosas, tostadas con crema de cacao y plátano.

Pero no debemos olvidar, que aunque hemos hecho una versión saludable, y algo menos calórica que las comerciales, sigue siendo bastante potente, por lo que lo mejor será racionarla, o si esto nos cuesta, elaborarla en cantidades pequeñas.

Es la primera vez que la hago, y la verdad es que el sabor es increíble. ¿Qué os parece a vosotros? Probadla pronto y contadme cómo la habéis personalizado 🙂

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL CREMA DE CACAO Y AVELLANA (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

[wysija_form id=”1″]