Cuando pensamos en legumbres nos viene a la cabeza un potaje, unas lentejas, una fabada, unas habitas con cebolla…

Enseguida nos vienen los típicos platos tradicionales de la cocina española.

Pero en realidad, las legumbres dan mucho juego, como base para la elaboración de una hamburguesa (por ejemplo, de lentejas y garbanzos, como ya os conté), o para la elaboración de patés.

Un ejemplo, es el tradicional hummus marroquí. Una receta muy de moda, y que en los últimos años se ha hecho un hueco enorme en nuestra gastronomía.

Este puré de garbanzos, bien combinado, puede resultar un alimento muy completo, ya que contiene toda la fibra, proteína e hidratos de carbono de los garbanzos, y sólo la grasa que tu le añadas en la preparación.

Y aquí viene la receta.

INGREDIENTES HUMMUS. (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Ingredientes

100g de garbanzos crudos, 1 diente de ajo, 50ml de aceite de oliva, el zumo de ½ limón, una pizca de comino molido, sal al gusto, pimentón dulce, sésamo tostado.

Opcional: se puede añadir unos 50g de pasta de sésamo a la mezcla.

Elaboración

  1. Dejar los garbanzos a remojo durante una noche (unas 12h).
  2. Cocer los garbanzos en olla a presión durante 30 minutos (solo con agua).
  3. Introducir los garbanzos cocidos en la batidora, picadora o trituradora. Añadir el diente de ajo pelado, el aceite, el zumo de limón y las especias. Si se utiliza pasta de sésamo, añadir aquí.
  4. Triturar hasta que se forme una pasta uniforme. Si queda muy espesa, se puede añadir un poco de caldo de los garbanzos cocidos.
  5. Una vez triturado, probar, salar, y mezclar de nuevo.
  6. Verter en un bol, tapar con film transparente, y dejar enfriar.
  7. Servir bien frío con pimentón y sésamo espolvoreados por encima, y un poco de aceite de oliva.

Ya veis que es una receta muy sencilla, pero que vale la pena hacer por lo versátil que es.

 

HUMMUS. (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Podéis utilizarlo para untar bocadillos y añadir verduras a la plancha, aguacate, tomate deshidratado, aceitunas negras…

Con pan de pita, al estilo clásico marroquí.

También como salsa para dippear, como palitos de pan tostado, tiras de verduras crudas (crudités).

O incluso para rellenar verduras (tomates, champiñones, pimientos, berenjena…) y hornearlos.

A mí me encanta en tostadas con aguacate, o para mojar zanahoria cruda.

Probadlo y me contáis.

¿Cuál es vuestra forma preferida para tomar el hummus? 🙂

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL HUMMUS (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

[wysija_form id=”1″]