Probablemente todos habréis oído hablar de la anemia. Incluso en ocasiones nos la habremos diagnosticado.

Ocasiones como sentirse más cansado de lo habitual, haber tenido algún mareo tonto, o notarse algo “flojo”, nos hacen pensar, debo tener anemia.

¿Pero sabemos qué es la anemia?

La anemia es una afección que puede padecer toda la población, pero es más habitual que la padezcan mujeres en edad fértil, debido a la pérdida de sangre durante la menstruación, y deportistas, debido al gran esfuerzo que realizan en la práctica deportiva.

Hay varios tipos de anemia: por deficiencia de vitamina b12, por deficiencia de vitamina b9, ocasionada por alguna enfermedad crónica, hemolítica, megaloblástica, aplásica idiopática, perniciosa…

Pero la más común, y en la que me voy a centrar, es la anemia ferropénica, ocasionada por la falta de hierro en la sangre.

En la anemia ferropénica lo que sucede es que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos saludables, responsables de transportar el oxígeno a todos nuestros tejidos (órganos, músculos…) a través de la sangre.

GLÓBULOS ROJOS (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Para producir glóbulo rojos, nuestro cuerpo necesita ciertas vitaminas y minerales: el hierro, la vitamina B12 y la vitamina B9 son los más importantes, siendo la anemia por falta de hierro, el tipo más común.

Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, que es una proteína que a su vez contiene hierro en su estructura. Si existe falta de hierro, los glóbulos contendrán menos hemoglobina, por lo que no podrán transportar de forma eficiente el oxígeno.

También sucederá, que al no haber una hemoglobina de calidad, disminuirá la creación de glóbulos rojos, pero no su eliminación, por lo que al final tendremos menor cantidad de glóbulos rojos en la sangre que una persona sana.

Entonces, ¿qué hago si tengo anemia?

Esta situación no es irreversible, por supuesto.

Probablemente, si acudes al médico, al ver tus análisis te recetará unos suplementos de hierro para que aumente su cantidad. En realidad, esto no siempre es necesario.

En caso de que haya una cantidad de hierro excesivamente baja, si que los necesitaremos para revertir el problema de una forma más rápida y eficiente, siempre acompañado de unos hábitos adecuados que nos ayuden a mantener una buena cantidad de hierro en sangre.

En la mayoría de casos, simplemente cuidando nuestra alimentación y manteniendo unos hábitos saludables, revertiremos el problema sin mayores complicaciones.

¿Qué debo comer si tengo anemia?

Tanto si tienes anemia como si estás perfectamente sano, conviene que sigas las pautas de una alimentación saludable, como las que expliqué en entradas anteriores, como El Plato Saludable, y El Menú Semanal.

Pero en el caso de que sufras de anemia, convendrá hacer hincapié en aquellos alimentos que son ricos en hierro y vitamina C para ayudar a tu cuerpo a regule los niveles de hierro.

En los alimentos encontraremos hierro de origen animal, y hierro de origen vegetal. Nuestro cuerpo asimila en mayor cantidad y de mejor forma el hierro animal, pero no por ello debemos excluir el hierro vegetal.

El hierro de origen animal lo vamos a encontrar en carnes, pescados y en la yema del huevo.

HIERRO DE ORIGEN ANIMAL (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

En cuanto a carnes, predominan la ternera y el caballo. Estos tipos de carne son especialmente ricas en hierro (fijaos en su color rojo, es debido a la hemoglobina). También encontraremos una gran fuente de hierro en las vísceras, sobre todo el hígado.

En cuanto a pescados, destacaremos el salmón y el atún. También son ricos en hierro diferentes moluscos, como los mejillones, los berberechos.

Y como hemos dicho antes, la yema del huevo.

Por otro lado, encontramos hierro de origen vegetal, sobre todo en legumbres. Las lentejas son famosas por ello.

HIERRO DE ORIGEN VEGETAL (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Y también en vegetales de hoja oscura, como las espinacas, el brócoli, la col y la acelga. ¿Recordáis a Popeye y sus espinacas?

Por otro lado, he mencionado antes a la vitamina C. La vitamina C ayuda a que el hierro se absorba mejor, por lo que conviene acompañar los platos ricos en hierro por vitamina C.

La vitamina C la encontraremos en cítricos, como el limón y la naranja. También los tomates o los pimientos rojos con una fuente de vitamina C. Y el ácido acético del vinagre nos va a ayudar también a absorber el hierro.

ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA C (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Algunos ejemplos de combinaciones serían, unas lentejas con vinagre, una ensalada de legumbres con zumo de limón, una ensalada con tomate de primero y un filete de ternera de segundo, salmón con limón… Es muy fácil combinar estos alimentos.

Por otra parte, vamos a tener que evitar tomar lácteos y alimentos integrales junto con los alimentos ricos en hierro, ya que interfieres con su absorción.

Así que ya sabéis que es la anemia y como evitarla.

¿Alguna vez habéis estado en esta situación? ¿Os han asesorado acerca de cómo alimentaros ante un caso de anemia?

No olvidéis comentar todas vuestras dudas 🙂

[wysija_form id=”1″]