“Saludable” y “Light” son dos palabras que nos bombardean y también nos confunden.

Pero, ¿es lo mismo un alimento saludable que uno light? ¿Qué diferencia hay? ¿Cuándo debo consumirlos?

En esta entrada hablaremos de unos y otros, de si son buenos o malos, de sus propiedades, de cuando están recomendados, y resolveremos las incógnitas respecto a ellos.

Vemos en las redes sociales fotografías de platos en los que aparecen las etiquetas de “saludable” y “healthy”, y donde aparecen alimentos como los frutos secos, el aceite de oliva, las frutas y verduras, aguacates, salmón, etc.

Por otro lado, en publicidad y en los pasillos de los supermercados vemos cantidad de alimentos, casi siempre envasados con letreros que dicen “ligero”, “light”, “menos calorías”. Entre estos alimentos encontramos cereales, zumos, refrescos, barritas de cereales, galletas…

Pero “saludable” y “light” no significan lo mismo, así que vamos a explicar estos conceptos.

¿Qué quiere decir “saludable”?

ALIMENTOS SALUDABLES (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Cuando decimos que un alimento es saludable, nos referimos a que por sus propiedades nutricionales, es beneficioso para nuestra salud.

Estos alimentos están recomendados en cualquier caso, a menos que padezcas alguna patología que te impida comer alguno determinado.

Aguacate, salmón, frutos secos, aceite de oliva, legumbres… Son alimentos muy saludables, que son bastante calóricos, pero no por ello hay que eliminarlos de la dieta.

Si tratas de perder peso, no tienes por qué prescindir de ellos, simplemente modera la cantidad.

Hablamos de alimentos que tienen gran cantidad de vitaminas y minerales, que están poco procesados, que tienen grasas saludables o son libres de grasas perjudiciales para la salud, como las hidrogenadas, que no contienen azúcares simples, que son ricos en fibra…

En resumen, alimentos que nos ayudan a mejorar o mantener nuestra salud.

Pero esto no quiere decir que sean light.

¿Qué quiere decir “light”?

PRODUCTOS LIGHT (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Light” significa, literalmente, ligero. Es decir, que es bajo en calorías.

Sobre todo en supermercados, vemos etiquetados como “light” muchos productos que, o bien no son tan “light” como dicen ser, o bien sí lo son, pero no por ello son saludables.

Generalmente, hablamos de productos muy procesados, como refrescos sin azúcar, zumos a los que han quitado parte del azúcar, pero que contienen muchos aditivos, barritas de cereales o cereales a los que han disminuidos grasas o azúcares, pero que igualmente son altos de azúcar y edulcorantes.

Y encontramos en este grupo también, productos muy amigos de las “dietas de adelgazamiento”, como son el queso fresco y el fiambre de pavo. Resulta que el queso fresco, al final no es tan “light”. Si te pones a mirar el etiquetado nutricional, son bastante grasos y muy calóricos, y lo añadimos como un ingrediente más a una ensalada, por lo que aportamos calorías de una forma rápida y sencilla. Y en cuanto al fiambre de pavo, encontramos que para bajar calorías de nuestro plato, utilizamos un producto ultraprocesado, con gran cantidad de aditivos que no son buenos para nuestra salud.

Por lo tanto, “light” y “saludable”, no siempre van de la mano.

¿Hay alimentos saludables que también sean light?

LIGHT Y SALUDABLE (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

¡Por supuesto que sí!

Los hay a montones y en nuestras narices, pero nos olvidamos de ellos fácilmente.

Tenemos gran cantidad de verduras y hortalizas, que son muy ricas en vitaminas, minerales, agua y fibra, y en algunos casos, proteínas, y con un bajo poder calórico.

Por ejemplo, el pepino, los champiñones, los tomates… son prácticamente agua. Los espárragos verdes, además de estar deliciosos en un revuelto, son diuréticos, por lo que nos ayudan si tenemos retención de líquidos.

¿Y qué me decís de las frutas?

Un almuerzo, una merienda, un tentempié antes de comer porque tengo hambre. ¡Cómete una manzana! Mucho mejor que picotear pan o fiambre.

Tenemos muchas frutas ligeritas, y ahora de cara al verano, encontramos sandía y melón, con un 90% de agua, y unas 25kcal cada 100g de alimento.

Cuando tomamos un postre, sea fruta, yogur, leche… Podemos aromatizarlos con canela, esencia de vainilla, limón, cacao puro desgrasado… No siempre hay que utilizar azúcar.

SABORIZANTES LIGHT (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Y a la hora de dar sabor a un plato, tenemos alternativas a las salsas. Podemos dar sabor con hierbas aromáticas y especias. Conseguiremos sabores increíbles sin aportar calorías extras. Añadir ajo a los salteados, que da un toque muy especial. También podemos probar a hacer vinagretas para reducir la cantidad de aceite que utilizamos.

HIERBAS AROMÁTICAS Y ESPECIAS (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Por tanto, siempre es más recomendable consumir alimentos saludables, que productos light.

Y si podemos consumir alimentos que además de ser light, son saludables, pues tenemos un negocio redondo. Así que si te quedas con hambre, amplía tu ensalada, mete más brócoli en esa guarnición, hazte una rica macedonia de postre.

Puedes consultar como incluir tus alimentos saludables en el día a día en Cómo planificar tu menú semanal.

¿Qué plan saludable tienes para hoy?

No olvides comentarlo. Y también cualquier duda que te haya podido surgir 🙂

[wysija_form id=”1″]