Últimamente hemos visto muchos artículos que explican los aspectos negativos de la grasa de palma, y como ésta se ha hecho un gran hueco en nuestras vidas, ya que la encontramos en gran cantidad de alimentos. Muchos más de lo que nos gustaría.

Por suerte, se ha conseguido algo que se pretendía. Y es que prácticamente la totalidad de los compradores conozcamos que la grasa de palma es perjudicial, y que estén comenzando a barajarse su prohibición. De hecho, hay supermercados que están comenzando a retirar de su stock los productos que contienen esta grasa.

Y estos aspectos negativos no solo afectan al ámbito nutricional, ya que el comercio con grasa de palma tiene gran repercusión en el medio ambiente.

En cuanto al medio ambiente

El cultivo y la comercialización con el aceite de palma, está produciendo la deforestación de Indonesia y Malasia, países en los que se concentran estos cultivos.

Esta deforestación no solo está destruyendo la vida vegetal, sino también está arrasando con varias especies de la zona, como los orangutanes.

En cuanto a la nutrición

El aceite de palma está compuesto en su mayoría por ácido palmítico, un ácido graso saturado que por su composición es muy perjudicial para la salud.

Este tipo de ácidos grasos saturados se relacionan con aumentos en los niveles de colesterol, por lo que son precursores de enfermedades cardiovasculares.

ESTRUCTURA DEL ÁCIDO PALMÍTICO (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Por desgracia los encontramos en gran cantidad y variedad de alimentos.

ALIMENTOS CON GRASA DE PALMA (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

La mayoría ya sabemos que podemos encontrarlos en bollería industrial, en snacks y aperitivos, salsas, cremas dulces como las de chocolate (nocilla, nutella) y muchos alimentos precocinados.

Parece obvio, ¿no? Podemos encontrarla sobre todo en alimentos que sabemos que no debemos consumir.

Pero por desgracia, también la encontramos en otros alimentos que damos por hecho, o bien que son saludables, o bien que no deben contener grasa.

Pues os traigo algunos ejemplos.

Las galletas. Damos por hecho que cualquier galleta de chocolate, o crema, o bañada, va a ser perjudicial para nuestra salud. Pero no tenemos en cuenta las galletas sencillas, tipo María, o crackers, o tipo Digestive.

Pues en realidad, estas galletas no se salvan. Este tipo de galletas también contienen aceite de palma en su composición. Conviene buscar y rebuscar, porque tal vez encontremos alguna que se libre, pero no por ser integral, o ser María, es saludable. Vale la pena prescindir de las galletas.

Lo mismo sucede con ciertos tipos de panes. El pan de molde, los panes de leche, y similares. Ya suponemos que su composición será distinta, y peor, que la de un pan de barra clásico.

Y mucho incluso habréis sustituido el pan de barra, por los biscotes o los paquetes de pan a la brasa, ya que va en porciones, es más controlable y creemos que engorda menos.

GALLETAS Y BISCOTES CON GRASA DE PALMA (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Bueno, pues no engordan menos, pero ese es otro tema. El caso, es que mucho de estos panes a la brasa también contiene grasa de palma entre sus ingredientes, lo que hace que no sean muy aconsejables.

Por otro lado tenemos los precocinados. Para como con casi todo. Hay muchos platos que damos por hecho que no deben ser nutricionalmente aconsejables, pero luego hay muchos otros que pensamos que no deben ser un problema, y ahí es donde nos equivocamos.

ALIMENTOS PRECOCINADOS CON GRASA DE PALMA (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Por ejemplo, las sopas de sobre. Damos por hecho, que si es un caldo de verduras, o una sopa de fideos, no puede contener mucho ingrediente nocivo. Y también con platos básicos, como los fideos orientales, ya que si llevan fideos y verduras, ¿qué mal pueden hacer?

Pues recomiendo leer detenidamente etiquetas, pero en su mayoría, también contienen aceite de palma.

Como podéis ver, parece una invasión. Pero el truco es el de siempre.

Consume alimentos naturales, cuantos menos ingredientes contengan mejor, mucha legumbre (no preparados de legumbre) mucha verdura, mucha fruta, si tomas lácteos, que no sean productos elaborados a partir de lácteos, sino, leche, yogur, queso… Si tomas carnes o pescados lo mismo. Come carne carne y pescado pescado, no derivados elaborados a partir de restos.

Cuanto más sencilla, variada y natural sea tu alimentación, más libre estarás de ingredientes nocivos como el aceite de palma 🙂

[wysija_form id=”1″]