Seguro que lleváis cuidándoos todo el año, y ahora llega el verano, y las vacaciones, y os preguntáis: “¿Cómo hago para no engordar y mantenerme como todo el año?

Y es que en verano, sobre todo si estamos de vacaciones, nuestros hábitos cambian, y este cambio generalmente es a peor.

El calor nos hace perezosos, así que dedicamos más horas al día a estar sentados en una terraza, tumbados al sol, descansando…

Cómo cuidarse en verano

CÓMO CUIDARSE EN VERANO (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Por otro lado, nos entra sed, y en lugar de beber agua, recurrimos a refrescos azucarados, sangría, tinto de verano, y de la protagonista del verano: la cerveza.

También socializamos más. Aprovechamos para hacer vida con la familia, con los amigos, etc., y como buenos españoles, todo lo celebramos comiendo, así que nos tomamos algo en un chiringuito, cenamos fuera de casa, comemos en la playa…

En realidad, no siempre comemos más, pero si es cierto que comemos peor. Abusamos de bebidas azucaradas o alcohólicas, de fritos (bravas, chipirones, y platos típicos de chiringuito), de pan, de salsas, de helados… y desplazamos alimentos saludables como frutas y verduras, hidratos de carbono complejos y proteínas de calidad.

Como podéis imaginar, movernos menos y comer más, se traduce en que volvemos de las vacaciones con un michelín que antes no teníamos.

Pero no os preocupéis, porque hay formas de controlarnos y reducir los daños del verano.

¿Cómo puedo cuidarse y portarme bien en verano?

Verduras y Cremas Frías

VERDURAS Y CREMAS FRÍAS (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

  1. Aumentar actividad física. En vacaciones hacemos visitas a la playa y a la piscina, lo cual es una buena excusa para nadar, jugar a las palas con los niños, pasear por la orilla… Tenemos una buena excusa para movernos sin que nos suponga un esfuerzo extremo. Por otra parte, si hacemos algún viaje, tenemos la excusa perfecta para movernos, el turismo. Aprovecha y recorre el lugar hasta conocerlo bien.
  2. Beber mucha agua. Hace mucho calor, vamos a estar muchas horas al sol, así que debemos beber mucha agua. Ten siempre agua a mano y deja los refrescos o la cerveza para las ocasiones especiales.
  3. Planifica los tentempiés. Si vas a pasar el día a la playa, seguro que llevas comida, pero ¿llevas también algún snack saludable para almuerzo o merienda? Trata de llevar siempre algún tupper con fruta cortada o unos frutos secos, para que no llegue la hora del almuerzo y tengas que ir al chiringuito a por patatas fritas o helados.
  4. Cuando cenas de tapeo, selecciona. Tenemos gran variedad de tapas para elegir. Olvida los fritos y busca aquellas tapas de pescado más ligeras: mejillones al vapor, sepia a la plancha, pulpo a la gallega, alguna ensalada, boquerones en vinagre.
  5. Hidrátate comiendo. Recuerda que la forma más refrescante de comer es tomar ensaladas, sopas y cremas frías (gazpacho, salmorejo), y fruta. Toma ensaladas o sopas frías como primer plato, te saciarán y no abusarás del resto de la comida.
  6. Cenas ligeras. Durante el día vas a moverte más: playa, piscina, turismo, senderismo… Así que deja las paellas y los platos abundantes para el mediodía, y cena más ligero. Una ensalada, pescado, gazpacho, salmorejo, marisco… Dormirás mejor.
  7. Resta calorías de la bebida. Los refrescos, el vino, la cerveza, tienen muchas calorías. Lo ideal sería beber agua, pero todos somos humanos y nos apetece darnos caprichos. Recuerda que nunca se abusa de un capricho, así que modera en la cantidad, y siempre que puedas, toma la versión light o sin azúcar de estas bebidas.
  8. En cuanto a los helados. Que sea verano no quiere decir que todos los días haya que tomar helado. Hazlo de forma esporádica, y siempre priorizando aquellos que son de hielo, o granizados. Y si tienes la ocasión, prepara tus propios helados a base de yogur y frutas, sin utilizar azúcar.

    Fruta Fresca en Verano

    FRUTA FRESCA EN VERANO (FOTO: Nutrición: nivel usuario)

Como veis, no hay misterios. Si te has estado cuidando todo el año, haz lo mismo en verano.

Si tu vida social aumenta, y sales a comer o cenar fuera más a menudo, pues selecciona lo que pides, no abuses, así no te pasará factura.

Que los caprichos sigan siendo caprichos, evitemos abusar de dulces y fritos.

Teniendo estos tips en cuenta, conseguiremos que el verano no nos pase factura.

¿Y vosotros? ¿Qué trucos tenéis para cuidaros en verano y que no os pase factura? 🙂

[wysija_form id=”1″]